En el presente artículo traemos detalles que no se pueden escapar a la hora de reformar cocinas. Y es que un punto fundamentar son los muebles  o gabinetes obsoletos pueden causar que una cocina entera se vea vieja y desgastada, aunque hayas actualizado todo lo demás recientemente. Si los gabinetes están en buen estado y no tienes ninguna razón para reemplazarlos, restaurarlos es una manera rentable de actualizar tu cocina sin remodelar completamente. En algunos casos, sólo la sustitución de la ferretería y colgantes puede hacer una gran diferencia en la apariencia de tu cocina y gabinetes.

Comenzar a reformar cocinas y los gabinetes:

Revestir de nuevo

Al revestir los gabinetes le cambias su forma, textura y color en un solo paso. Para hacerlo retira las puertas y cajones y quítales la ferretería. Envuelve un pedazo de chapa de madera sobre la superficie del cajón y la puerta para darle un nuevo aspecto. La chapa viene en una variedad de colores, estilos y laminados, así que elige una que satisfaga tus necesidades.

Repintado

Reformas de cocina

Reformas de cocina

Repintar requiere más tiempo y materiales, pero es más barato que revestir o sustituir las puertas y cajones. Este proceso requiere que retires las puertas y cajones de los gabinetes, quitarles el color y pintarlos con un nuevo matiz. Considera la posibilidad de añadir un toque moderno al pintar las puertas del gabinete y los cajones de un color diferente al de los marcos. Otra opción es utilizar un acabado de imitación, como de antigüedad o de cortes, para añadir un toque decorativo.

Moldura y bordes

A veces el color de un gabinete está muy bien, pero aún necesita una ayuda adicional. Considera usar molduras decorativas para acentuar las puertas del gabinete creando bordes o haciendo patrones decorativos. También puedes tratar de crear un marco dentro de un marco en las puertas del gabinete. Haz un marco alrededor del borde usando una moldura decorativa, luego crea un marco adicional a unos cuantos centímetros hacia adentro del primero.